Horizonte

1995
Envases de vidrio, hilo de nylon, alambre, chapa de madera
9m x 1m

Esta obra está compuesta por 115 envases, de vino, Nescafé y zumo de fruta, colgados del techo con hilo de nylon a lo largo de 9m  de largo y 1m de profundidad. 

 

En su interior hay agua y pigmento azul que ha decantado en el fondo del envase. El color azul se refleja en la linea de flotación, generando una línea.

Las botellas están colocadas de manera que desde un punto de la sala, desde donde se ha creado la pieza, el espectador ve una línea continua, que en realidad no existe, creada por el borde del agua, es una línea virtual, que representa el horizonte.